Cuando sueñas, la construcción del mundo es una risa de albañiles

(Leopoldo Marechal)